Los dispositivos habitacionales y/o residenciales están adaptados a las necesidades de las personas usuarias. Los destinatarios a los que se dirige este recurso son todas aquellas personas o familias que se encuentren en situación de: falta de vivienda; infravivienda (viviendas inadecuadas, inhabitables, hacinamiento,…) con problemas en el mantenimiento de la vivienda  (riesgo de pérdida de la vivienda que constituye su domicilio habitual, tanto por imposibilidad de asumir su deuda hipotecaria como de hacer frente al pago de las rentas de su contrato de alquiler); problemas de acceso a la vivienda, dificultades para acceder a una vivienda de alquiler por razones económicas, administrativas y/o de carácter social.

Dentro de un proceso de intervención social: en todos estos casos la entrada al dispositivo se supedita a la aceptación de un plan individualizado de acompañamiento  familiar o individual por parte de las personas usuarias.

Un acompañamiento centrado en el domicilio y su entorno relacional que también trabaja la prevención de la morosidad y el cuidado de la vivienda.

El acceso prioritario a los recursos se realiza a partir de los siguientes criterios:

- Prevención, prevaleciendo la provisión de dispositivo residencial cuando venga indicado para detener procesos desocializadores o de progresiva exclusión social.

- Vulnerabilidad social: atendiendo antes a situaciones de mayor valoración de exclusión que se objetivan a través de la herramienta de valoración y diagnóstico social.La salida del dispositivo habitacional se produce cuando las familias atendidas pueden acceder con plena autonomía a una solución residencial definitiva.

La salida del dispositivo habitacional se produce cuando las familias atendidas pueden acceder con plena autonomía a una solución residencial definitiva.

Un servicio de atención, información, orientación, asesoramiento y mediación social

Que posibilite desarrollar procesos de incorporación socio-laboral y el acceso o el mantenimiento en la vivienda. Comprende un servicio social de carácter permanente coordinado por un trabajador social, que se complementa con apoyos jurídicos, psicológicos, financieros y socio-laborales.

Acompañamiento social, relacional y de acceso a derechos básicos a familias y personas

Entendemos imprescindible acompañar a las familias y personas en procesos de dificultad social. Este acompañamiento ha de ser:

Cooperativo con entidades sociales e instituciones (en especial con los Servicios Sociales de Base).

Interdisciplinar mediante la intervención de diversas áreas del conocimiento.

Con enfoque comunitario, y por tanto dando importancia a los bienes relacionales y participativos de la comunidad en la que las familias están insertos.

Este acompañamiento se realiza a partir de un plan individualizado de acompañamiento personal o familiar que se suscribe con la entidad colaboradora que acompaña o con la propia Fundación Eguzkilore.

Intermediación social y servicio de apoyo a la convivencia 

Trabajamos en las relaciones e interacciones entre personas o familias usuarias y entidades, vecinos, familia y propietarios de las viviendas, brindando apoyo que supervise el cumplimiento de acuerdos y normas y detecte las dificultades de convivencia y proponga cauces para superarlas.


Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted